japamala_patricia_chalbaudUn japamala es una sarta de cuentas usado por tradiciones budistas e hindúes para repetir un mantra o invocar la divinidad.  Japa  significa repetición, Mala significa círculo, por lo tanto es un círculo o collar de repetición. Se cree que tienen una antigüedad  de por lo menos 6000 años.

Los japamala tiene 108 cuentas de madera, las cuales se van pasando a medida que se entona el mantra elegido y este sonido silencia la mente, con el fin de entrar en estado de samadhi.

Los mantras son frases o palabras en sanscrito que se repiten en voz alta o internamente para crear un canal subliminal con intenciones benéficas. No es necesario intelectualizar el “significado” o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros. El ritmo sonoro funcionará en el plano inconsciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes, lo cual a su vez, afectará a los ritmos.

La repetición consciente del mantra utiliza el sonido como vehículo que nos conecta con los chakras superiores del exterior del cuerpo, porque no hay manera de acceder a ellos por medio de la lógica. El sonido lleva una cierta frecuencia y el cuerpo la reconoce.

Japa Mantra y Ajapa japa

La meditación con mantras consiste en antiguas vibraciones creadas a partir de los sonidos internos que los grandes yoguis percibieron dentro de sus mentes y cuerpos, basados en las corrientes internas sutiles de los Chakras, los Nadis y la Kundalini.

La práctica se hace principalmente de dos maneras: la primera se llama “Japa Mantra” debe hacerse -en lo posible- con una frecuencia diaria: en la mañana temprano al levantarse y en la noche antes de dormir: sentarse en una posición con las piernas cruzadas y la espalda derecha. Si es necesario se puede apoyar la espalda. Si duelen las piernas pueden sentarse en una silla. El collar de meditación se toma con la mano derecha y se pone sobre la rodilla derecha (aunque sea zurdo). La mano izquierda se apoya relajada o con un mudra sobre la rodilla derecha. Los ojos cerrados. Cada una de las 108 cuentas del collar se van pasando hacia adelante con los dedos: pulgar, mayor y anular de la mano derecha. Nunca se deben usar los dedos índice ni meñique ya que estos están conectados con las energías del ego y la inercia. El collar de 108 cuentas tiene un “Penacho” que representa “la cabeza”, por lo tanto, al llegar con los dedos a ese punto, no se debe atravesar ni pasar por encima, sino que, hay que volver hacia atrás, en el caso de que se quiera, dar más de una vuelta.

La segunda forma importante de usar los mantras se llama “Ajapa-japa”. Consiste en la repetición constante y espontánea, en todo momento y en cualquier lugar. También, en este caso, el mantra ideal es “So-ham”. Cuando no estamos trabajando o estudiando, la mente se queda ociosa divagando y pensando en problemas y cosas que nos preocupan y tensionan. En ese momento es cuando resulta indispensable y útil, practicar con “Ajapa-japa” y así evitar el vagar de la mente, creando un estado de concentración y atención más estable.

El japamala es una manera de meditar con mantras, invocando a la divinidad, silenciando la mente y haciéndonos entrar en estado de paz y vacío, allí donde yace la existencia misma, donde entramos en la divinidad, donde somos luz y energía infinita.

Si deseas adquirir tu japamala te podemos ofrecer unos hermosos hechos en madera y delicadamente presentados, ideales para un regalo de luz. Pídelos escribiendo a info@patriciachalbaud.com

Sígueme en Twitter @somosmargarita

Instragram @pchalbaud

FanPage

logopattypequ