sueños_logros_metas_patricia_chalbaudEscribir es para mí un hábito, generalmente fluye de forma amable y sencilla, pero hace pocos días esto no estaba pasando y me sentía como si faltara algo…

Venia de vivir diferentes tipos de experiencias, 25 días fuera de casa y de la zona cómoda me expusieron a muchas vivencias que en otro momento podría haber sido el caldo de cultivo ideal de muchos escritos, sin embargo no pasó.

Entre silencios, clases de yogas, compartir con grupos, hacer talleres, círculos de mujeres, leer en internet, manejar redes sociales el tiempo pasaba y no escribía, entonces lo solté ¿qué más podía hacer? En los horarios que usualmente escribo me dediqué a curiosear la red temas de crecimiento y autoayuda ¿Qué había distinto? ¿Hacia qué cambios nos estamos enfocando? ¿Qué es lo que más visitan o leen?

En esa búsqueda me  di cuenta de que  debemos sufrir algún síndrome que debe tener algún nombre que desconozco, porque si algo hay en la red, y algo se lee son “10 pasos para… (pon lo que tu desees)”  se escriben muchos “10 pasos para” y se leen mucho “10 pasos para”

Si lo dudas coloca en buscador de Google “10 pasos para” y verás de que hablo.

Pareciera que los seres humanos buscamos en la inmediatez, en  la rapidez de la fluidez de la información  la solución mágica a los asuntos del ser y esto de los “10 pasos” es el engañoso trampolín para alcanzar cualquier meta que se nos ocurra. Nos gusta leer esa comprimida información en busca de soluciones mágicas.

Práctico yoga, medito, creo que somos energía, pero tengo los pies en la tierra, la ley de gravedad existe! Así que vamos a la realidad podemos pasarnos la vida leyendo libros, artículos, asistiendo a talleres y recibiendo consejos de autoayuda y superación pero si no hay acción, es un consumismo más.  Consumir información no hará que alcancemos nuestras metas  o que consigamos los que queremos.

Incluso creo que podemos llegar a estar intoxicados de información, recibimos tanta  día a día que ni siquiera nos damos el chance de procesarla, analizarla, experimentarla y lo más importante usarla para tomar una decisión.

Es muy fácil encontrar información sobre cualquier tema que nos interese, pero la verdad es más fácil escribir “10 pasos para”, leer “10 pasos para” que poner en acción “10 pasos para”… y si vamos más allá más difícil aún es encontrar los “10 pasos para” adecuados a nosotros y ponerlos en práctica.

Creo que tenemos trabajo interno por hacer, nos llenamos de tanta información que no nos damos el espacio para tener nuestras propias experiencias, para confiar en nuestra intuición, para desarrollar nuestras propias estrategias.

La vida es cambio, transformación, experimentación, hay momentos en los que necesitamos una luz, una guía, pero no es en las opciones tipo “píldora mágica” que resolveremos los dilemas de la vida, sobre todo porque cada ser humano es único, irrepetible y sus vivencias jamás serán iguales a la de otro, por ende, resolver sus conflictos es algo propio, y cuando alguien dice de primeras “es que no se cómo hacerlo, es que no puedo hacerlo” creo que sería bueno más bien preguntarse  ¿no sabes, no puedes o no quieres hacerlo?

Quizás todavía no sepas lo que quieres, o no sepas cómo hacerlo, o no quieras aun hacerlo, así que puedes pasarte el día entero buscando respuestas en internet, seguro que encontrarás miles de “10 pasos para” que te darán la receta del éxito y aún sigas sin tomar decisiones o acciones que te lleven a donde deseas. La verdad es que todo está ya dentro de ti, es allí donde están tus propias respuestas, lo demás es saboteo, es buscar excusas para no atreverte a, es mantenerte en la zona cómoda, es procastinar.

Si deseas liberarte de las recetas mágicas, de la procastinación, parar el consumismo de información y de verdad alcanzar tus sueños o cumplir tus metas, te sugiero reflexionar sobre los siguientes puntos:

Medita: vaciarnos nos conecta con nosotros mismos, nos enseña el camino para confiar en nosotros mismos y en nuestro instinto.

Actúa: Si queremos hacer algo diferente debemos ir por ello, dejar de darle vueltas a la mejor forma de hacerlo, dejar de buscar los mejores consejos. Empezar  a hacerlo ahora, empezar  hoy!

Si puedes hacerlo: una parte de ti sabe que si tienes la posibilidad (el tiempo para una camina saludable cada día, conseguir el dinero para desarrollar tu emprendimiento, el conocimiento para emprender tu propio negocio…). El poder es un elemento importante a tener en cuenta. (Ojo, que no podamos ahora no significa que debamos dejar de lado nuestro objetivo: significa que debemos encontrar la forma de hacerlo posible si realmente estamos comprometidos)

Comprométete: el compromiso es tan importante, ¿Estás  realmente comprometido con tu sueño? ¿Quieres hacerlo? Piensa bien la respuesta, porque para hacer algo necesitamos un grado de compromiso muy alto, y este grado de compromiso implica hacer elecciones y dejar algunas comodidades atrás

Motívate:  Nunca vas a conseguir algo si no estás realmente motivado o motivada. La dedicación es un elemento básico, nada cambia si lo único que haces es acumular información sobre cómo cambiar: ¡eso es una trampa! Cuando estamos motivados somos más persistentes, es más probable que resolvamos problemas, si tenemos una razón para hacer algo, una razón que haga que nos impliquemos, lo haremos mejor y nos sentiremos mejor al hacerlo. ¿Realmente tienes un motivo para hacer algo? ¿O en realidad estás bien cómo estás? y aquí viene la pregunta que da el título a este artículo: ¿de verdad quieres alcanzar tus metas?

Suelta las formulas mágica, crea tu propia estrategia y por favor luego me cuentas!

Sígueme en Twitter @somosmargarita

Instragram @pchalbaud

FanPage

logopattypequ