“Mujer es sinónimo de vida por eso la celebro”

Juana Coromoto Fajardo

dia-mujerQuizás muchas piensen como yo que no necesitamos un día para celebrar nuestra feminidad, y es que diariamente debería ser una celebración la simple existencia femenina, para muchos quizás suene a ego, pero a mi criterio tanto la existencia del hombre como la mujer es ya suficiente motivo para celebrar la vida, que sigue su evolución a través de la unión de mujeres y hombres (aunque ya la medicina, tecnología y sus avances jueguen a reproducir la vida por su cuenta)

El caso es que este día si tiene su justificación, porque no se trata de celebrar la feminidad, se trata de lograr que en una sociedad patriarcal que por siglos a maltratado a la mujer, se reconozcan sus derechos humanos con la igualdad que merecen, tan solo por el hecho de vivir, la mujer y el hombre deben tener igualdad de derechos, y en este momento pleno 2013, existen  mujeres y niñas que son discriminadas en muchos sentidos, aún se mutilan sus cuerpos, se castran sus ideas, se casan por obligación, se violentan sexualmente, se les niega estudiar, se cubre su belleza, se menosprecian sus ideas, se le niegan cargos profesionales, trabajan dobles jornadas para mantener sus familias, sus derechos son minimizados, se olvida que las mujeres y los hombres somos iguales ante las leyes.

Este día es un recordatorio a la sociedad mundial  sobre la igualdad y los derechos de la mujer, para que cesen los abusos por la simple condición femenina, es un recordatorio a la mujer misma sobre  su valor y el reconocimiento que ella misma debe prodigarse para así asumir con entereza su rol de ser humano, que va por encima de ser mujer u hombre.

Solo una mujer que reconoce su valor, se ama a sí misma, se valora como ser humano  es capaz de levantarse con firmeza y exigir igualdad de derechos. Por eso este día es un llamado al reconocimiento, la valorización y empoderamiento de los seres que construyen la vida dentro de sí mismas y que necesitan a su lado caminando con entereza, amor  y respeto hombres que reconozcan sus derechos y valoren su existencia.