1044152_527370373985558_1147638869_nEl pasado ya pasó, nada podrás cambiar de él, ni nada podrás traer al presente de él por muy bueno y agradable te haya resultado.

Bajo esta premisa resulta una verdadera pérdida de tiempo volvernos al pasado, porque nos perdemos de vivir el presente y nos privamos de las posibilidades y oportunidades que nos brinda la vida.

Esto no quiere decir que no miremos con cierta prudencia el pasado con el fin de poder entender nuestros procesos de vida y hacer que las experiencias presentes sean mejores que las anteriores, tampoco quiere decir botar por la borda los recuerdos bonitos y buenos de nuestra vida, se trata más bien de no apegarnos al pasado, entendiendo que la vida es cambio constante, que siempre estaremos en evolución y que apegándonos al pasado nos perdemos de lo que la vida tiene para darnos, dejamos de fluir y nos cargamos de emociones negativas que no nos dejan abrirnos a experimentar el presente sanamente ya sea por añorar lo bueno o por generar culpas o miedos por los errores que creemos irreversibles.

Nuestra cultura nos educa para mantenernos desconectados del  presente, nos da miedo quedarnos en “vacío”,  por eso nos  apegamos al pasado, a lo conocido  o  nos proyectarnos al futuro, perdiéndonos “la vida” que es este momento, el único que tenemos y que pasa veloz, convirtiéndose en recuerdo, por eso es una labor para muchos titánica la de mantenerse en presente, pero no tiene que ser tan cuesta arriba si tenemos consciencia y aprendemos a soltar, entendiendo  que vivir en presente nos libera de cargas, nos hace valorarnos más, nos permite responsabilizarnos por las acciones y por lo que si podemos hacer para mejorar nuestra vida, en acción y no en reacción, dando lo mejor de nosotros mismos, así estamos construyendo recuerdos positivos y los recuerdos positivos hacen que valoremos más la vida, suben la autoestima porque son demostraciones de logros, alegrías, valoración, amor y todo eso te demuestra  lo que puedes hacer para ser feliz y pleno.

Unos tips para mantenerte en presente y de una vez te decidas a soltar lo pasado:

  • Si sientes que te vas al pasado respira! Tomate unos minutos y respira profundamente, lleva el aire a tu abdomen, llena los pulmones, reten un momento la respiración, suelta liberando todo el aire incluso haciendo un esfuerzo por que te liberes complemente.
  • Di tu nombre y mantente aquí y ahora, si sientes que te devuelves al pasado, hazlo consiente y di para ti mismo algo como: Patricia, estas? Y te respondes: Si estoy presente aquí y ahora!
  • Haz cada cosa conscientemente, si estas desayunando disfruta ese momento, cada bocado, cada aroma, cada sensación, si estás lavando los platos hazlo con amor y conciencia, si estás trabajando hazlo lo mejor que puedas a cada instante y en cada una de esas acciones recuérdate  “Estoy consciente y pleno viviendo mi momento presente”

El mejor regalo que te puedes dar es vivir cada momento como lo que es, único, irrepetible, sagrado y pleno.

logopattypequ