Shiva Nataraj es una representación que combina todos los roles de existencia, creador, conservador y destructor/regenerador. Según la mitología hindú el universo se crea por Brahma, se sostiene por Vishnu y destruye por Shiva cada cierto tiempo, para volver a crearlo. Lo que transmite la concepción del ciclo interminable del tiempo.

Shiva Nataraj destruye el universo tal como lo conocemos mientras está en profundo éxtasis del baile de una feroz danza cósmica. Pero ¿Porque destruir la creación? Para dar paso a una nueva, es un ciclo cósmico de muerte y renacimiento con el cual los seres humanos pueden perfeccionar sus almas hasta alcanzar un estado divino.

Shiva Nataraj baila con desenfreno hasta que la creación viciada se va diluyendo para hacer espacio a una nueva creación más pura y cercana a lo divino.  Estamos bajo la influencia de la danza cósmica, vivimos tiempos de transformación, destrucción y renacimiento, ya no podemos vivir más tiempo de la forma que lo veníamos haciendo, lo que sucede anticipa nuestra nueva forma de vida. Es tiempo de estar en conexión con nuestro ser verdadero, elevar nuestra energía vibracional, reconocer nuestro verdadero poder espiritual, abrir el corazón.

La imagen de Shiva Nataraj tiene mucha simbología:

El baile de Shiva se desarrolla dentro de un halo de llamas lo que denota transformación.

El dios tiene en su mano superior derecha el damaru (tambor de mano que hizo los primeros sonidos de la creación).

Su mano superior izquierda sostiene agni (el fuego que destruirá el universo).

Con su mano derecha inferior, hace abhayamudra (el gesto que dice: no tengas miedo).

La figura enana que es pisoteada por su pie derecho representa apasmara purusha (ilusión, olvido, que lleva a la humanidad por mal camino).

La mano izquierda delantera de Shiva, apuntando a su pie izquierdo levantado, significa refugio para el alma atribulada.

La energía de su baile hace que su cabello vuele hacia los lados.

Los símbolos implican que, a través de la creencia en la fuerza cíclica de la creación, destrucción, renacimiento, representada por Shiva, se logra la salvación.

No hay nada que temer, es tiempo de confiar en los ciclos de la existencia, vamos hacia algo más puro y equilibrado. Si quieres encontrar paz y confianza en tu ser escucha el mantra de Shiva: Om Namah Shivaya en forma de Kirtan, busca una versión activa, y escuchala visualizándo a Shiva danzar a tu alrededor, acercándose a tu rostro, separándose, rodeado por un halo de fuego.