Meditación es aventura, la aventura más grande que pueda emprender la mente humana. Meditación es ser, simplemente, sin hacer nada -sin acción, sin pensamiento, sin emoción. Simplemente, eres y es un deleite puro.

¿De dónde viene este deleite cuando no estás haciendo nada? No viene de ninguna parte, o viene de todas partes. Es sin causa, porque la existencia está hecha de una sustancia llamada deleite.

Cuando no estás haciendo nada en absoluto -corporalmente, mentalmente, ni a ningún nivel, cuando paró toda actividad y solamente eres, eso es meditación. No puedes hacerlo, no puedes practicarlo, solamente tienes que entenderlo.

Siempre que puedas encontrar un tiempo para ser, simplemente, deja el hacer.

Una vez que te des cuenta la forma en que tu ser puede quedarse imperturbable, entonces de a poco, puedes empezar a hacer cosas, manteniéndote alerta de que tu ser no se agite. Esa es la segunda parte de la meditación; primero, aprender a ser, y después aprender con pequeñas actividades; limpiando el piso, dándote una ducha, pero manteniéndote centrado. Después, puedes hacer cosas más complicadas.

La meditación no es un método hindú; no es solo una técnica. No la puedes aprender, es un desarrollo: un desarrollo de tu vivencia total, el resultado de vivir en forma total.

Como_meditar_patricia_chalbaud

La meditación es un florecimiento, un crecimiento. El crecimiento siempre es de la totalidad; no es una suma. Así como el amor no se te puede agregar sino que crece de ti, de tu totalidad, tu tienes que crecer hacia la meditación.

Practicar yoga te ayuda a profundizar en ti mismo utilizando técnicas de respiración y movimiento que te impulsan a entrar en ti mismo y florecer hacia la meditación sin apuro ni expectativas.

Si quieres aprender a meditar asiste a mis clases de yoga, transformará tu vida.

logo-patricia-chalbaud-firma