Estamos en procesos de cambio y transformación, los movimientos astrológicos nos hablan de nuevos tiempos y nuevas formas de experimentar la vida.

Bajo el portal de transformación maestro 444, haciendo referencia a lecciones y aprendizajes, nos adentramos en un inminente proceso, que nos pide alcanzar la madurez necesaria del aprendizaje para poner en practica lo aprendido.

El numero 4 representa el orden y la estabilidad.  Siempre he pensado que lo precede al orden es el caos, pues es en el caos donde nos desestructuramos y desde allí podemos comenzar a generar un nuevo orden que nos otorgue estabilidad.

Ahora veremos que nos sirve y que hay que dejar atrás, veremos como el ciclo de vida muerte vida se manifiesta, veremos como la naturaleza de la existencia es la que impone el nuevo orden y lo caduco ya no puede sostenerse.

Nos vamos dando cuenta de que esa “estabilidad” que tanto nos gusta no proviene del control, hay un orden superior que nos otorga la firmeza, la estabilidad para seguir en este camino.

Nos estamos transformando regidos por el grandioso Júpiter y el poderoso Plutón, hoy es la primera de 3 conjunciones que haran este año estos colosos del cielo y que nos marcan el nuevo orden.

Estos hermanos, que dominan las fuerzas de la luz y la oscuridad, de arriba y abajo, de la vida y la muerte (Jupiter, rey del olimpo, dueño del poder del rayo y Plutón, rey el inframundo, dueño del poder de la muerte,) son tan poderosos que fueron los que derrocaron a Cronos, dios del tiempo y su propio padre Saturno, para imponer un nuevo orden en el Olimpo, situados en las tierras regidas por Saturno, Capricornio, ahora nos piden confiar, tener fé en el proceso, en recorrer este camino iniciatico que nos lleva hacia una nueva forma de vivir.

En la mitología siempre vemos como el héroe en su camino iniciatico de transformación se enfrenta a retadores procesos y monstruosos seres, que lo llevan al borde del abismo, a los limites de sus propias fuerzas, para descubrir un fortaleza y poder más profundo, que nunca antes había considerado.

Después de la caída, viene el ascenso, los ciclos de la existencia se armonizan y complementan unos a otros. Es tiempo de confiar en nuestras fuerzas primarias, las que provienen de la psiquis misma, las que nos da la propia vida y su naturaleza transformadora.

Estamos en pleno proceso iniciatico, mirando hacia adentro encontraremos los bloqueos, las emociones, los retos que nos imponemos a nosotros mismos, mirando hacia afuera encontraremos que aquello que vemos tiene que ver con lo que hay dentro vde nosotros.

Este es tiempo de auto amor, auto cuidado, de escuchar el interior, de recurrir a las fuerzas silenciosas de la psiquis y la espiritualidad, de confiar en la naturaleza de la existencia y  valorarrnos.

Es tiempo de abrir el corazón y de sentir el cuerpo, que está cambiando increiblemente, estamos siendo iniciados en una nueva forma de vivir, donde al auto sanacion, la solidaridad, la empatía, la unión será más determinante que nunca. Tenemos la tarea imperiosa de hacernos conscientes de nuestros propios procesos.

No es cualquier cosa lo que está sucediendo, estamos siendo participes de la tranasformación de la humanidad entera, se nos pide estar presentes, se nos pide hacer uso de nuestras propias herramientas, dejandonos guiar en silencio en este proceso de gestación, ya vendrá el tiempo de la acción, por ahora los grandes del cielo proyectan sus poderosas energías para mover todo aquello que hay entre el cielo y el inframundo, observa, medita, respira, nunca antes habias presenciado algo así.

Júpiter y Plutón volveran a unirse el 30 de junio y el 12 de noviembre para asegurarse de que se haga la tarea, el cambio es la norma, nunca más vovleremos a lo que un día fuimos.

Hoy medita, usa una amatista, visualiza una llama violeta para transmutar todo aquello que te inquiete, respira lento y profundo y siente tu cuerpo, siente tu ser habitandote, siente el placer de estar vivo,