amor patricia chalbaudSiempre me gustó esa frase que dice “Es el amor lo que hace mover al mundo” no se quien la dijo, pero siempre resonó con mi forma de vida. Siento que el amor es la energía mas poderosa, la mas grandiosa, ella nos conforma, nos une, nos hace evolucionar y al final simplemente somos amor.

Hoy comparto las líneas de Jorge Carvajal, un prestigioso médico de renombre mundial, que dedica gran parte de su tiempo a la investigación y al desarrollo de la bioenergética, ciencia de la que es precursor. Son hermosas, sencillas y sabias palabras que explican que es el amor, disfrútenlas!

El amor es una energía dual, y tiene 2 aspectos: uno es la luz, el fuego que ilumina y la otra; el calor, el fuego dentro de ti que hace arder, que apasiona, que conmueve.

Cuando estás conmovido, cuando vibras desde tu interior te iluminas. No existe una iluminación desde el intelecto, la única iluminación posible es cuando la cabeza se une al corazón, y tú te puedes integrar a la corriente del amor que es la corriente de la creación.

 El amor es una fuerza de la fusión. El amor es el agente de la movilización, es lo que ha permitido la atracción entre los átomos para formar moléculas, la atracción de las moléculas para formar tejidos y órganos y organismos y seres humanos y sociedades y comunidades y planetas y constelaciones y especies.

El amor es la fuerza de la gravitación, el amor es la fuerza electromagnética, son las interacciones fuertes, son las interacciones débiles, es el campo unificado, es la magia de la sexualidad, es la atracción entre los pares y opuestos, es aquello que nos hace complementarios, el amor es el arte del éxtasis y el arte del éxtasis es el arte del amor.

El amor es una obra imperial; es un veneno dulce, el veneno de Dios, que habita en nuestras venas y en nuestras arterias, y conmueve nuestro corazón, que dulcifica nuestra vida, que nos hace sentir interiormente que le da sentido a cada una de nuestras acciones, que brilla en nuestros ojos, que sonríe en el moribundo; que da en el benefactor en el bienhechor, que conquista el territorio de la conciencia en el guerrero, es la inocencia de nuestra inocencia, es la conciencia de nuestra conciencia, es Dios, un fuego consumidor cuyo nombre es el amor.

Sígueme en Twitter @somosmargarita

Instragram @pchalbaud

FanPage

logopattypequ