disfrutar el camino patricia chalbaud“Bajo la piel de la oruga, late la mariposa

Pero no basta un paso adelante,

es necesario un salto…

Poco antes de hacerlo es posible

que  aún no percibas tus alas

aparecerán un segundo

después de haberte lanzado.”

Chamalú

 

Si algo nos cuesta transitar es la distancia entre lo que somos hoy y ese lugar donde se encuentra lo que queremos ser. Cuando  sabemos que deseamos, que nos gusta, que nos enciende, que nos apasiona, hacia donde queremos ir y le inyectamos la fuerza de la intención, hacemos nuestro trabajo convencidos de que llegaremos allí, porque el alma nos susurra que es lo que nos corresponde.

Ese recorrido, ese tiempo de transición, en el que sentimos que ya nos queda pequeño el espacio en donde estamos, y que a veces da la sensación de que se hace muy largo de recorrer, puede permitirnos observarnos internamente y evidenciar que quizás llevamos demasiado equipaje, que cargamos con cosas ya innecesarias, que pueden resultar demasiado pesadas y solo harán el camino más largo, es necesario soltar…miedos? apegos? dependencias? culpas? comodidad? búsqueda de aprobación? sentirnos no ser merecedores?

No olvidemos que el camino que transitamos es simplemente la preparación necesaria para poder ajustarnos a esa realidad, a esa nueva energía y aunque ya somos esa persona “que queremos ser”  todavía nos hace falta soltar capas de ego, liberarnos del pasado, quitarnos cargas, atrevernos a construirnos nuevos y radiantes, dejar la zona cómoda y entrar livianos a la nueva esfera de vida, lanzándonos antes de que aparezcan las alas, lo que nos indica que hay que confiar!

Pero ¿Cómo lo hacemos?

En principio,observándonos, para liberar viejas pautas y hábitos que no nos dejan evolucionar hacia ese ser que nos seduce,  entender que todo está dentro de nosotros y que hay pautas que no sirven ya, dejando atrás lo que un día fuimos,  rompiendo paradigmas y construyendo nuevos, perdonándonos, perdonando a otros, liberando las culpas injustificadas, entrando en la energía del merecimiento, comprendiendo cuando llega nuestro momento, haciendo espacio para darle la bienvenida a esa nueva energía que ya nos reclama.

La verdad es que cuando pensamos en la persona que deseamos ser ya estamos transitando la distancia entre los que fuimos a lo que ya somos, es solo que estamos soltando lo que ya no nos sirve y haciendo espacio para poder movernos en la nueva energía.

Para transitar ligeros ese camino es bueno tener en cuenta:

  • Este es un buen momento para liberar, limpiar, soltar, dejar atrás lo que ya no nos resulta útil, lo que ya cumplió su función y así abrirnos a las nuevas posibilidades
  • Recordar que el universo manifiesta lo que somos y no lo que vamos a ser, nos mantiene en presente. Amamos en presente, somos en presente, atraemos lo que somos no lo que seremos.
  • Disfrutar ese recorrido es reconocer que ya somos eso que queremos ser, y que desde ya estamos disfrutando dejar lo obsoleto para vibrar en la nueva energía.
  • El camino de transformación es constante, eso que queremos ser, que ya somos y nos atrae es tan solo un punto del camino, más allá de ese punto hay mucho trecho aún por recorrer.
  • Confía! Algo más grande que tú guía tu camino, ríndete ante la grandeza de tu vida.

Sígueme en Twitter @somosmargarita

Instragram @pchalbaud

FanPage

logopattypequ