atrapasueñosDime que sueñas y te diré quién eres.

Alma

Me alquilo para soñar

Gabriel García Márquez

Que seria del mundo si no existieran los sueños? Soñamos el mundo antes de materializarlo, soñamos para convertir nuestra realidad en los sueños que llegaron al amanecer, para demostrarnos que somos mágicos, para poder construir lo que primero creó nuestro espíritu.

Una de las limitaciones que tenemos los seres humanos cuando nos convertimos en adultos es quizás que soñamos poco. Soñamos pequeñito, nos atemorizamos de soñar magníficamente, nos aterroriza que al final nuestros sueños se hagan realidad y no estemos a la altura de tanta responsabilidad por lo que materializamos. Es más no pensamos en eso, una nube de humo nos mantiene bien separados de nuestros sueños. No nos atrevemos a pasarla porque simplemente en medio de una nube no vemos. El temor nos mantiene en el mismo lugar, en la zona conocida, en el confort y comodidad de lo que hemos logrado.

Pero, ¿si no tuvieras miedo que harías? ¿Si no te impusieras limites para soñar, que soñarías?

Te aseguro que harías y soñarías mucho más que de lo que puedas imaginar si de desencadenaras de los grilletes autoimpuestos del temor. La palabra clave es IMAGINAR y esa será precisamente la palabra inspiradora de mañana martes en mi Espacio Libre. Cuando imaginamos somos capaces de crear, cuando somos creativos estamos demostrando la vida y su evolución, la verdad usamos muy pocos recursos del equipo que nos otorgaron “el cuerpo que habitamos” este vehículo, esta mente, este cerebro, esta alma manejando la vida da para mucho más de lo que imaginamos e incluso de lo que soñamos, pero vaya, allí está la clave: IMAGINAR y SOÑAR.

Imaginar tu vida tal como la quieres, imaginar lo que haces, lo que recibes, lo que das, imaginar con detalle enfoca tu atención y lo convierte en una intención, esa intención es la semilla de luz que se transforma en materia, pero todo, absolutamente todo, comienza en la imaginación.

Los libros, las películas, las obras de artes, la arquitectura, la comida que preparamos, los besos que damos, los abrazos, los viajes que realizamos, la armonía, la abundancia, la paz, la salud, la casa que habitas, el país donde vives, todo es reflejo de un mundo que se mueve perfecto dentro de ti, y allí es una vibración, una energía, que se transforma vertiginosamente en realidad a través de lo que primero es un sueño, imaginación, transformado creativamente en realidad.

Inspiración