auto_cuidado_mujer_patricia_chalbaudLa mayoría de las mujeres vivimos en un constante “Go, Go, Go” y operamos bastante bien en la actitud “yo puedo manejarlo todo” así vamos haciendo de todo y para todos, muchas veces sin parar, sin sentirnos y sin pensar…

Por experiencia sé que las mujeres tenemos la tendencia a sumergir el pie en las aguas del auto-cuidado de vez en cuando y justo cuando estamos casi al borde, o cuando ya estamos que no damos para más y las emociones se apoderan de nuestros espacios, de nuestras relaciones y hacen de las suyas.

Justo cuando comenzamos a escuchar cosas como ¿Tienes la regla? ¡Estás hormonal! ¿Por qué te estresas y si no es gran cosa? ¡Tienes que ser fuerte y seguir adelante! ¡Eso solo está en tu cabeza! ¡Pero, no es para tanto! sabemos que estamos al borde o con los pies en el agua, lejos del espacio de auto-cuidado.

Esa alerta no indica la cercanía del colapso, que puede suceder cuando las cosas no salen muy bien o cuando tenemos todo para sentirnos felices, celebrar logros y terminamos llorando desesperanzadas, agotadas e inhabilitadas para disfrutar de nuestros “motivos” para celebrar” agobiadas por el cansancio y la falta de energía.

Creo que todas las mujeres vivimos momento como esos, en los que sentimos que no nos comprenden, momentos en que la vida se vuelve una tortilla y a nuestra vista todo está al revés…gracias a dios esos momentos pasan ,pero ideal sería no llegar ciclicamente a ese estado.

Muchas mujeres tenemos una energía vital grandiosa y aguantamos mucho sin recargar energía, pero, tarde o temprano, si no se recarga, esa energía se agota y tal como un vehículo sin gasolina, aunque todo esté bien,  quedamos sin energía y así no funcionamos, no avanzamos, no podemos seguir adelante, y queramos o no es momento que detenerse.

¿Te identifica este ciclo? Yo lo he vivido, y he visto a muchas mujeres vivirlo una y otra vez. Por eso escribo este post, porque creo que es necesario escucharnos más, estar atentas a los llamados de nuestras existencia y no esperar a último momento para pensar en nosotras, observarnos, reconocer nuestras necesidades básicas, eso nos permite saber que nos recarga, que nos vacia o debilita, sabiendolo, podemos darnos el alimento para el cuerpo y alma que es prioritario para vivir en bienestar, sin llegar al punto de “me quedé sin gasolina”

En estos tiempos en mi lista diaria está aprender y reaprender a no quedarme sin “gasolina” ni siquiera permitirme llegar al punto de “reserva” porque cada vez que me quedo sin energía entiendo que solo yo puedo darme una constante cantidad de cosas que me aporten la “energía” o “gasolina” que necesito para vivir plena y feliz, eso para mi es auto-cuidarme.

Para mi, estar atenta a mí misma y auto-cuidarme significa:

  • Dormir bien y suficiente
  • Hacer yoga por lo menos 4 veces a la semana
  • Meditar todos los días
  • Comer sanamente
  • Decir NO sin culpa
  • Detenerme cuando mi cuerpo me da la primera señal de necesitarlo
  • Hacerme mi propia prioridad
  • Darme gustos que me hagan sentir feliz
  • Disfrutar con personas que me animan a ser yo misma

Cada una tiene su propia lista, ¿te has dado el tiempo de hacer la tuya? Si no es así este es el mejor momento, no esperes llegar a quedarte sin gasolina. Comparte parte de tu lista en los comentarios y así ayudarás a otras mujeres en esto de alimentar nuestro cuerpo y alma adecuadamente!

Patricia Chalbaud

BIO Patricia Chalbaud

Master Yoga avalada por la Asociación Venezolana de Yoga y por la Federación Internacional de Yoga. Miembro RYT500 de Yoga Alliance International.. Asesor Holistico Integral. En la actualidad dirige clases de Meditación, Yoga Chandrika y Yoga Kundalini en Isla Margarita. Trabaja en talleres y consultas privadas en pro del empoderamiento del ser y sanación emocional a través de liberación de esquemas mentales y energéticos obsoletos.